En Orellana hay una tradición cafetera desde la llegada de los colonos mestizos. Las abuelas solían tostar el café en tiesto de barro. Esto les dio la idea de explotar un concepto muy arraigado entre los habitantes de la Amazonía: que los alimentos hechos en utensilios de barro saben mejor.